Los cuerpos encontrados en el pantano de Susqueda estaban desnudos y con signos de violencia