Renfe ya conocía los problemas de la curva de Angrois 19 meses antes del accidente