Carmena cumple con la tradición de regalar galletas a los jugadores blancos tras su victoria en Champions