Las manos, un foco de bacterias