Manifestantes desalojados de la Consellería de Economía catalana