Las playas del Mar Menor pierden turistas por culpa de la calidad de sus aguas