El turismo de desmadre en Magaluf, caldo de cultivo para el 'mamading'