El frío no frena a los inmigrantes que intentan cruzar el Estrecho