Magdalena Valerio: "Es absolutamente impresentable calificarnos por cómo vestimos o nos peinamos"