Las imágenes de seguridad confirman que los asistentes al Madrid Arena no se colaron