Madridec confiaba en "la buena fe" de Flores porque nunca les había fallado