"Yo, a las cinco y media sin excusas me tengo que marchar"