Madrid cuelga el cartel de “completo”