Madrid y Barcelona ponen coto a las terrazas