Una mujer británica deja a sus dos hijos solos en casa durante tres semanas