La hija de Madonna y la de Paul McCartney, trabajando mano a mano