Tres de cada cuatro kilómetros de las carreteras españolas sufre roturas