Si los teléfonos estuviesen en ‘modo sueño’ dormiríamos una hora más