Abren un burdel de muñecas en Barcelona