La joven asesinada en Lugo nunca había denunciado malos tratos