Lorca, cinco meses después