Lloret quiere limpiar su imagen