“Llevo cuatro años sin descansar, Marta tiene que aparecer"