Llega la lluvia a la cornisa cantábrica después de muchos días de calor