El Liceo de Barcelona también es un 'escape room'