La joven que abandonó a su bebé en una parroquia dice que estaba desesperada y sola