La Ley del Menor prevé hasta ocho años de reclusión por asesinato