Un tesoro de la Humanidad se escondía tras un agujero en pleno centro de Lekeitio