Una joven de 28 años muestra las huellas de su cáncer tras años de bronceado artificial