Las floristerías de la Rambla no podrán vender souvenirs ni imanes