Un experto en incinerar cadáveres cree que en Las Quemadillas hubo una pira funeraria