Largas colas para venerar al Cristo de Medinaceli en Madrid