Un remedio para soportar las largas colas como turista, hacerse un selfi