Dos tíos de Laia encontraron su cuerpo debajo de un colchón en casa de un vecino