La 'chica burbuja', a la intemperie y sin esperanzas