Con las cuatro patas quemadas