Juzgan a un ludópata que disparó a quemarropa al empleado de una sala de juegos en Cataluña