Un preso ofrece su médula ósea al juez que le condenó