¡Resistiré!, el grito de guerra de los niños enfermos de cáncer