La Policía cree que la expareja de Juana Ramos pudo haberla arrojado al mar