Jóvenes surcoreanos acuden a un campamento dirigido por militares