La familia del brasileño desaparecido en Zaragoza descarta que cayera al Ebro