José Bretón, estable tras cortarse el cuello en la cárcel con una cuchilla de afeitar