Cuenta atrás para el veredicto de Bretón