Bretón se confiesa inocente al capellán de la cárcel