Nadie vio a Bretón desesperado por haber perdido a sus hijos