Jimena de la Frontera, un pueblo sin interventor que no puede pagar nada