Un guardia de seguridad mata a un hombre de 60 años mientras jugaba a Pokémon Go