Jessica Cox, la primera piloto sin brazos