Jeremy Meeks, ¿de detenido a modelo?